2 de marzo de 2008

Diez razones (y varios videos) para amar a Raffaella Carra.

El camino de la música pop es por lo general un cementerio de viajeros caídos víctimas de la ridiculez y la trivialidad. Seguramente sería un simple reino de chacales si no fuera por los feroces y míticos gigantes que cincelaron el mundo donde muchos más naufragarían: Los Beatles, Los Ramones (lo siento punkillos), Michael Jackson, David Bowie.....y la titánica Raffaella Carrà, cuya influencia no sólo musical, sino como referente cultural del siglo XX no debe ser subestimada. He aquí diez razones (no exhaustivas) por las que Madonna, tal, como el príncipe Carlos, tendrá que esperar unos años más para ser reina, después de que Raffaella alcance a Elvis a su planeta originario.

1. Su cuello de acero y su cabellera templada, listos para ser sacudidos sin la menor contusión o despeine, y con un estilo que sigue clásico después de cuarenta años, múltiples modas capilares y una miriada de esterllitas pop inspiradas en el rubio primigenio de Raffaella.

Rumore, Televisión Española (1975)



2. Su estilo único de estrellato, de una inocencia sexy enormemente expresiva, desarrollada frente y nunca de espaldas a sus seguidores. Raffaella es de carne y hueso, lúdica y asequible, libre del cáncer de inaccesibilidad e idolatría inducida del Pop transformado en industria.

Tuca Tuca, Londres (1981)


3. Su avantgardismo natural (gracias Bambi por la definición), que deshizo repeditamente las reglas del showbiz: artista presentadora de artistas, actriz cantante, cantante bailarina, enseñar el ombligo por primera vez en televisión, canciones de temática gay. Raffaella ayudó a forjar sin duda la venerable y mejor tradición de un pop audaz, arrojado y con una deliciosa ausencia de miedo a la vergüenza.

Life is only Rock'n Roll, en la película Bárbara (1980)


Para hacer bien el amor, video oficial (1979)


Escena de Bárbara (1980)


4. Su monstruosa energía a prueba de tiempo que la hace, todavía a sus sesenta años, bailar, reinventar y encargarse de canciones de los setenta con una dignidad y sabor inimaginable para el mundo de las nínfulas plásticas de hoy.

Rumore, versión dance


Rumore (2002)


5. Su independencia profesional y estilística. Contrario a las aspiraciones de la enorme mayoría de las estrellas en ascenso, Raffaella se convierte en objetora de conciencia de Hollywood, al que le decide dar la espalda después de haber filmado ni más ni menos que con Frank Sinatra.

Entrevista en Hoy, Argentina (2005)


Ma che sera, TVE


6. Sólo Nadia Comanecci es más dominante en su deporte. Dentro del pop all around, Raffaella domina todos los aparatos: fraguada en la actuación, respetable en el canto, notable en la conducción y....

La Vedora Allegra


Canzonissima, RAI, Programa Final (1971)




7. ...Arrasadora en el baile. Desde tango hasta rock, Raffaella parece haber nacido para bailar, y no sólo eso, sino seguir cantando sin playback mientras un cuerpo de baile que se mueve con ella -y no para ella- la sostiene por varios minutos en el aire. A este mérito técnico sin duda se le debe de anotar el artístico de haber desarrollado como en otros muchos más campos, un estilo propio de baile, con signo pop ascendente punkillo, lleno de contracciones, agitaciones e inclinaciones que forman un todo lúdico y sencillamente irresistible, y apoyadas en las excelentes coreografías desarrolladas por la misma Raffaella y otro par de geniecillos italianos.

Rumore, blanco y negro


Punto e Basta, RAI (1975),


Selección de Bailes


8.
El hacer ver a Madonna como una novata del espectáculo. De hecho, resulta difícil encontrar a alguna showbizera realizada que no tenga elementos prestados deCarrá, desde Madonna hasta Debbie Harrie, pasando por Verónica Castro. Raffaella sin duda definió el papel de la mujer en el nebuloso mundo del pop en ciernes en los años setenta.

Entrevista con Madonna en Carramba!, RAI (Circa 2002)


9.
El que Raffaella baile veracruzano, no tiene precio.



La Bamba (1981)


10. Era 1969. Raffaella había regresado a Europa de su aventura en los Estados Unidos y era entrevistada en un programa francés, en donde pidió tres minutos para hacer lo que viniera en gana. En esos 180 segundos, Raffaella destruyó y construyó la nueva manera de conexión entre la música y las masas, agitándose, saltando, bailando y creando la gramática de la expresiva afectación y la moción visual tan esencial al pop como las guitarras al rock, construyendo los cimientos del pop como acto, que es pésele a quien le pese, de las pocas expresiones artísticas hijas del siglo XX.

Presentación con Adriano Celentano (1970), RAI


Canzonissima, RAI (1971)



Canzonissima, RAI (1969)


Agradezco a Bambi y a mi cuchi por haberme introducido al mundo de Raffaella Carra.

RAFFAELLA CARRA
Referencias:

3 comentarios:

Rodrigo Benedith dijo...

Guey se ve le pusiste empeño a tu post. Deberías doctorarte en Estudios Culturales, a esos gueyes hasta les pagan por decir mamadas.

Beso

George dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
George dijo...

ENHORABUENA POR EL ARTICULO!!!!!RAFFAELLA ES GRANDE, NUNCA HABRÁ OTRA IGUAL.